Ejercicios Espirituales abiertos. Día 1

A continuación, ofrecemos los esquemas de las charlas y oraciones de los EE abiertos que se realizaron en el Salón P.Arrupe del Centro Loyola, durante la cuaresma 2015. Dichos Ejercicios fueron promovidos por la Asociación de Viudas "Salzillo" y Asociación de Marías de los Sagrarios.
 
 
Temario
día: Oración: Principio y Fundamento de San Ignacio de Loyola en sus Ejercicios (I).     
2º día: El ayuno que Dios quiere: Principio y Fundamento (II).
3º día: No hay fe sin caridad, ni caridad sin fe. Evangelización y limosna.
4º día: Riesgos en el seguimiento de Cristo.
5º día: Mirando al mañana: reforma de vida.
 
*  *  *  *  *  *  *
Día 1º: oración: principio y fundamento (i)
Principio y Fundamento [EE 23]
El hombre es creado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor, y mediante esto salvar su alma; y las otras cosas sobre la faz de la tierra son creadas para el hombre y para que le ayuden a conseguir el fin para el que es creado.
De donde se sigue que el hombre tanto ha de usar de ellas cuanto le ayuden para su fin, y tanto debe privarse de ellas cuanto para ello le impiden. Por lo cual es menester hacernos indiferentes a todas las cosas creadas, en todo lo que cae bajo la libre determinación de nuestra libertad y no le está prohibido; en tal manera que no queramos, de nuestra parte, más salud que enfermedad, riqueza que pobreza, honor que deshonor, vida larga que corta, y así en todo lo demás, solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce al fin para el que hemos sido creados.
 
Leyenda de un Crucifijo flamenco(Año 1632)
Yo soy la luz, y no me miráis.
Yo soy el camino, y no me seguís.
Yo soy la verdad, y no me creéis.
Yo soy la vida, y no me buscáis.
Yo soy el Señor, y no me obedecéis.
Yo soy vuestro Dios, y no me rezáis.
Yo soy vuestro mejor amigo, y no me amáis.
     Si no sois felices...
                                                         no me culpéis.
 
*     *     *     *     *
BALADA DEL ASTRONAUTA ED. WHITE
Allá arriba en el espacio los problemas se ven
en una perspectiva mejor.
Parecen realmente pequeños desde ciento cincuenta millas de altura
y el mundo tiene un aspecto más limpio y más bello.
Quizás podamos hacerlo así tal como Dios lo proyectó,
si damos de verdad a todos esta nueva perspectiva espacial.
Basta ya del cielo visto desde la tierra,
es hora de mirar la Tierra desde el cielo.
Antes redujimos a Dios a las dimensiones de nuestro mundo,
ahora agrandamos nuestro mundo con las dimensiones del cielo:
el amor, la libertad, el bienestar, el sexo, el furor de vivir, las urbes,
las máquinas, el turismo, el juego, el futuro,
todo ha de ser redescubierto desde el cielo.
Es la nueva perspectiva espacial,
es un modo nuevo de estar en el mundo,
un mundo lleno de grandezas y de espacios.
El espacio de los cuerpos son las galaxias.
El espacio de las personas es Dios.
Espacio para el amor y para el trabajo,
espacio para la libertad y la convivencia.
Espacio para buscar y para reposar,
el dar y el tener, el vivir y el morir.
 
ORACIÓN: CÓMO HABLAR CON DIOS
  1. Comienza por saber escuchar. El Cielo emite noche y día.
  2. No ores para que Dios realice tus planes, sino para que tú interpretes los planes de Dios.
  3. Pero no olvides que la fuerza de tu debilidad es la oración. Cristo dijo: "Pedid y recibiréis".
  4. El pedir tiene su técnica. Hazlo atento, humilde, confiado, insistente y unido a Cristo.
  5. ¿No sabes qué decirle a Dios? Háblale de vuestros mutuos intereses. Muchas veces. Y a solas.
  6. No conviertas tu oración en un monólogo, harías a Dios autor de tus propios pensamientos.
  7. Cuando ores no seas ni engreído, ni demasiado humilde. Con Dios no valen trucos. Sé cual eres.
  8. ¿Y las distracciones involuntarias? Descuida. Dios y el sol broncean con sólo ponerse delante.
  9. Si alguna vez piensas que cuando hablas a Dios Él no te responde… lee la Biblia.
  10. No hables nunca de "ratos de oración", ten "vida de oración".
  11. Pensar qué me pide Jesús en ese trozo de palabra de Dios y cómo puedo vivirlo en mi vida corriente.
  12. Antes de terminar, pedir fuerzas para cumplir lo que me propongo y darle gracias a Dios por ayudarme a conocerme mejor y llamarme a cumplir su palabra.
  13. Sobre todo: PAZ. DEJARSE LLEVAR
 

Comentarios

Entradas populares