Ejercicios Espirituales abiertos. Día 4


Temario
día: Oración: Principio y Fundamento de San Ignacio de Loyola en sus Ejercicios (I).     
2º día: El ayuno que Dios quiere: Principio y Fundamento (II).
3º día: No hay fe sin caridad, ni caridad sin fe. Evangelización y limosna.
4º día: Riesgos en el seguimiento de Cristo.
5º día: Mirando al mañana: reforma de vida.
 
*     *     *     *     *
 
 
Día 4º: riesgos en el seguimiento de cristo
Valores del Reino ¿Valores contraculturales?
 
El pueblo que caminaba en tinieblas
vio una luz grande;
habitaban tierra de sombra,
y una luz les brilló. (Del profeta Isaías 9, 1)
 
Yo soy el camino, la verdad y la vida. (Juan 14, 1-7)
I. Riesgo de la luz: confundir el camino
 
-nuestra confianza en el Padre: Mt 6, 5-13; 25-34
-Bienaventuranzas: Mt 5, 1-12
-Reino: servicio y cruz: Mt 20, 20-28
Ante Jesús Crucificado:
                  Nuestro Dios no es un Dios fracasado,
Jesucristo es Señor triunfador.
-la consolación: Transfiguración en el Tabor: Mt 17, 1-9
 
II. Riesgo de la libertad: decir “no”
 
*Joven Rico: Mt 19, 19, 16-29
*Anciano Simeón: Lc 2, 33-35
 
III. Riesgo de la debilidad: acciones que contradicen la palabra dada
 
*Pedro: Mt 16, 13-20; Lc 22, 54-62
*Pablo: 2 Cor 4, 1-18; 12, 1-10
 *   *   *   *   *   *   *   *   *   *   *   *
 
 Para la meditación y oración personal
 
-Confrontar mis valores con los de Jesús y no sólo en el plano “intelectual”. Lo afectivo es lo efectivo. Gustar…
-Sin prisa, darle vueltas a lo que está más en consonancia con mi forma de ser o aquello que más necesito.
 
Cómo puedo o podemos aplicarlo a nuestro vida de familia, vida social…
-Analizar, como contraste, lo que se valora, lo que se alaba…
-¿Qué puedo hacer? ¿Qué podemos hacer?
  
El pecador perdonado y llamado
La primera opción fundamental.
Sed de Dios: Ser "cogidos" por Dios.
 
“Yahvé la parte de mi herencia…
eres Tú el que garantizas mi suerte... (Sal 16 (15).
"Señor, si he hallado gracia a tus ojos, dígnate acompañarnos...
Perdónanos nuestras culpas y pecados,
haz de nosotros tu heredad..." (Éx 34, 6-8).
 
 
Canto del Paria
 
El Ser de bendición pasó delante de mi casa,
¡mi casa, la mía, el Paria!
Salgo corriendo. Él se vuelve y me mira,
¡a mí, el Paria!
Le digo: “¿Te puedo hablar, oh Señor?"
Él me ha respondido: “¡Sí, Sí!”
¡A mí, el Paria!
Le he dicho: “¿Pero puede haber paz para un ser como yo?”
Me ha respondido: “¡Sí!”
¡Aun para mí, el Paria!
Le he dicho: “¿Te puedo seguir?”
Me ha contestado: “¡Sí!”
¡Aun yo, el Paria!
Le he dicho: “¿Puedo quedarme, oh Señor, junto a Ti?”
Él ha contestado: “Sí, puedes quedarte.”
¡Me puedo quedar, yo, el pobre Paria!
(De la literatura budista)
 
 
Que el humilde
no se marche defraudado,
que pobres y afligidos
alaben tu nombre. (Salmo 73, 21)
 
 
 
 
EL PLACER DE SERVIR
 
Toda la providencia es un anhelo de servir.
Sirve la nube, sirve el viento, sirve el surco.
 
Donde hay un árbol que plantar, plántalo tú;
donde hay un error que enmendar, enmiéndalo tú;
donde haya un esfuerzo que todos esquiven, acéptalo tú;
sé el que apartó del camino la piedra,
eI odio de los corazones y las dificultades del problema.
 
Hay la alegría de ser sano y la de ser justo,
pero hay, sobre todo, la inmensa, la hermosa alegría de servir.
 
Qué triste sería el mundo si todo estuviera hecho;
si no hubiera un rosal que plantar,
una empresa que emprender.
 
No caigas en el error
de que sólo se hacen méritos con los grandes trabajos;
hay pequeños servicios: arreglar una mesa,
ordenar unos libros, peinar una niña.
 
Aquel el que critica, éste el que destruye;
sé tú el que sirve.
 
El servir no es una faena de seres inferiores.
Dios, que es el fruto y la luz, sirve.
¡Pudiera llamarse: El que sirve!
Y tiene sus ojos en nuestras manos y nos pregunta cada día:
¿Serviste hoy? ¿A quién?:
¿Al árbol?, ¿a tu hermana?, ¿a tu madre?
Gabriela Mistral
 
 
“Soñaba y en sueños veía que la vida era gozar.
Desperté y comprobé que la vida era servir.
Me puse a servir y experimenté
que servir es gozar”.
Rabindranath Tagore
 
“Caminante, no hay camino,
sino estelas en el mar.
Caminante, son tus huellas el camino y nada más.
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar”.
Antonio Machado
Si no vives para servir,
                     no sirves para vivir.
 
 
Si no sirves para servir,
                       ¿para qué… sirves?
 
 
 
 
 

Comentarios

Entradas populares