I Ciclo de conferencias SANJE: La dimensión relacional de la justicia.


Continuando con el I Ciclo de conferencias organizadas por la Fundación Cooperativa SANJE, os informamos de la nueva charla programada para el miércoles 13 de mayo a las 19:30h., en el Salón Arrupe del Centro Fontanar (junto al Arco de Santo Domingo).


Este miércoles podremos analizar un tema tan actual como es la Reforma Laboral, desde puntos de vista de la JUSTICIA y la EQUIDAD, hasta ahora solo se habla desde puntos de vista de Empresa, Sindicato o Política.

LA DIMENSIÓN RELACIONAL DE LA JUSTICIA, es el título de la Conferencia que impartirá el Profesor Titular de Derecho del Trabajo de la Universidad de Málaga ANTONIO MÁRQUEZ PRIETO.

El Profesor Márquez hablará de la Economía de la Comunión  (www.economiadecomunion.org), que es expresión organizativa, laboral y social del Movimiento Carismático de los Focolares de Chiara Lubich.

 
*********************Editado*******************
 
 
Los amigos de la antigua escuela SANJE, nos hacen llegar un resumen de dicha conferencia que pasamos a compartir:
 
 
 

LA ALTERNATIVA AL CAPITALISMO ES “EL NOSOTROS”.

Este miércoles se ha desarrollado la segunda jornada del CICLO ALTERNATIVAS AL CAPITAL LIBERALISMO, que ha organizado la FUNDACIÓN COOPERATIVA SANJE, con dos Conferencias impartidas por los profesores, ANTONIO MÁRQUEZ PRIETO, Titular de Derecho del Trabajo de la Universidad de Málaga, y Profesor Visitante de la Universidad de La Habana, que habló de la DIMENSIÓN RELACIONAL DE LA JUSTICIA, y MANUEL M. SÁNCHEZ NIETO, Titular de Ingeniería Térmica y de Fluidos de la Universidad Politécnica de Cartagena, que hablo de la ECONOMÍA DE COMUNIÓN. Ambos del Movimiento Cristiano de los FOCOLARES, que estuvo representado por un grupo de sus militantes.

La dimensión relacional de la justicia supera el concepto de Justicia Social y completa toda la esfera de la socialidad, entendida esta, como relaciones de grupos y de los componentes de estos con su propia red de relaciones.

El profesor Márquez estableció a priori las diferencias entre Bien Común y Bien Total, y el origen de la primacía actual del pensamiento Capitalista, que algunos autores datan en el siglo XVI, a partir de la sustitución del mercado de la sociedad civil por el mercado de la sociedad de empresa, pero que se consagra como un ideario o sistema, que se asume como dogma aunque no esté comprobado, a partir de Adam Smith, que podía haber actuado de buena fe, cuando establece que para el bien de la sociedad basta con que cada individuo tienda a su bien particular.

Mediante dos sencillas ecuaciones, cuyos factores,  para el bien común se multiplican, y para el bien total se suman, mostró que en aquel nadie puede ser cero, porque eliminaría el valor positivo de la ecuación, mientras que en bien total algunos, incluso muchos pueden valer cero, y el valor final ser positivo, plasmó la importancia de las diferencias. Además el valor total esconde cuestiones que no buscan la justicia, como son la razón de estado o los intereses generales.

La superación del bien total, para llegar al bien común debe llegar desde la “cultura del dar” que representa un autentico torpedo en la línea de flotación del Capitalismo.

A partir de los anteriores presupuestos el profesor Manuel M. Sánchez, de la UPGT, relató cómo desde la “cultura del dar” hace 40 años diversos pensadores y economistas establecen reglas prácticas para el movimiento “economía de comunión” (EdC), que se extiende con unas mil empresas de diverso tamaño por los cinco continentes, incluso en algunas ciudades de Brasil y Argentina funcionan parques empresariales con todas su actividad enmarcado en el movimiento EdC, que respeta la Democracia y Economía de Mercado, con un elevado ideal ético, para el que no basta el respeto a la legalidad.

La Economía de Comunión incorpora el concepto de fraternidad universal para construir una sociedad capaz de integrar a todas las personas, introduce los principios de gratuidad  y reciprocidad en la praxis económica y de gestión, e invita a concebir el trabajo como servicio al bien común y a todos los excluidos, que a sus vez se convierten en factor de promoción para otros.

Los beneficios en las empresas de EdC se atribuyen por tercios a luchar contra las distintas formas de pobreza; difusión de la “cultura del dar” formando nuevos empresarios y empresarios nuevos, y a la reinversión en la propia empresa.

---



Comentarios

Entradas populares