El "San Ignacio de Loyola" de Goya, visita Murcia.


El Museo de Bellas Artes de Murcia (MUBAM) expone el cuadro de Francisco de Goya en el que representa a San Ignacio de Loyola.
 
Este cuadro fue pintado por Goya a finales del siglo XVIII dedicado al fundador de la Compañía, aunque se dio a conocer al público en 1978. Hasta entonces, perteneció a una familia argentina de origen navarro. A principios de los 70, la obra fue adquirida en subasta por un anticuario español, para volver a Zaragoza a manos de un coleccionista privado de raíces murcianas.

Goya representa a San Ignacio de medio cuerpo, girado pero mirando hacia el espectador casi de frente. Lo retrata con el hábito de los jesuitas, sin barba, el rosario en la cintura y con un libro en el que se lee el lema que usaba en sus escritos: “Ad maiorem Dei gloriam”.
La exposición de San Ignacio de Loyola, que fue inaugurada con la presencia del superior de la comunidad de Murcia, P. Jose Luis Cano, SJ y la Consejera de Cultura de la Región, Noelia Arroyo, se complementará con actividades y recorridos guiados que acercarán la figura de Goya al público de la Región, contribuyendo a convertir el MUBAM en un punto de encuentro para familias y un espacio vivo y abierto a toda la sociedad.
 
Para ver el vídeo sobre la inauguración de la exposición, pinchar AQUÍ

 
Es destacable que el Palacio de San Esteban, sede actual del gobierno de la Región de Murcia en pleno centro de la ciudad, formaba parte del antiguo colegio-convento de los jesuitas en Murcia.
La historia del edificio comienza en 1555, cuando se funda en Murcia uno de los primeros colegios de Jesuitas de España gracias a la ayuda económica y la iniciativa personal de Don Esteban de Almeyda, obispo de la Diócesis de Cartagena entre 1546 y 1563. Es en su honor que el Colegio recibió el nombre de San Esteban.
Foto: Álvaro Guzmán Galindo.
En él se instaló la Compañía de Jesús, para la que se construyó expresamente el inmueble cerca de la muralla de la Arrixaca del Norte, en el arrabal del mismo nombre. En 1599, durante el episcopado de Sancho Dávila (1591–1600), se fundó el famoso Colegio de Nuestra Señora de la Anunciata anexo al Convento-Colegio de San Esteban, dirigido también por la Compañía de Jesús, fue uno de los centros docentes más importantes de la época en la ciudad. Llegó a tener rango de Colegio Real con Fernando VI.
 
 

Comentarios

Entradas populares