Jesús tenía un cuerpo. He aquí por qué eso importa para la Cuaresma.



James Martin , SJ. Sacerdote jesuita y editor americano.
 
 
 El ensayo que reproducimos, fue adaptado de su nuevo libro: "Las siete últimas palabras: Una invitación a una amistad más
profunda con Jesús", publicado en febrero de 2016
por Harper One.
Este libro todavía no tiene edición española. El sello  SalTerrae- Mensajero suele publicar todos los títulos del P. Martin SJ.
Esperemos que pronto podamos disfrutar de este nuevo libro.

Dado el tiempo litúgico en el que entramos ahora y, aprovechando una publicación de un fragmento del texto en The Whashington Post, hemos decidido traducirlo por el gran interés que nuestra comunidad demuestra hacia la obra de Martin.
Para acceder a la publicación original, hay que seguir el siguiente enlace: 








James Martin, SJ (The Whashington Post)

Los cristianos creemos que Jesucristo es "totalmente humano y totalmente divino." Es decir, tanto hombre como Dios. Ambos. Al mismo tiempo. Sin embargo, algunos cristianos pasan un tiempo difícil para aceptar la humanidad de Jesús. Algunos de nosotros preferimos centrarnos en los pasajes del Evangelio que parecen poner de relieve lo que los teólogos llaman su "naturaleza divina." Nos gusta pensar más en el Hijo de Dios que sanó a los enfermos, levantó a la gente de entre los muertos y silenció tormentas -los tipos de acciones que la gente asocia con su poder divino-.

 
En otras palabras, algunos cristianos pueden verse tentados a creer que Dios jugaba a actuar, pretendiendo al ser humano. Piensan (y esto lo he oído): "Bueno, él pudo haber sufrido en la cruz, pero durante toda su vida, bueno... él era Dios, por lo que lo tuvo más fácil que el resto de nosotros, ¿verdad?"

Pero aquí hay algo que a menudo pasan por alto: Jesús tenía un cuerpo. Él sufrió físicamente, emocionalmente e incluso - como él grita "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?", el Viernes Santo - espiritualmente. Y si pasamos por alto la humanidad de Jesús, es posible que perdamos algo del significado de la Cuaresma, el periodo de preparación para la Pascua que comienza el Miércoles de Ceniza.

Jesús nació, vivió y murió. El niño que se llamó Yeshua - su nombre en arameo - entró en el mundo tan impotente como cualquier recién nacido y tan dependiente de los adultos. Como un niño que crece en la tranquila y rural Nazaret - habitada solamente por 200 o 400 personas- Jesús se habría pelado las rodillas en el suelo, se habría golpeado la cabeza en las puertas y se habría pinchado los dedos con las espinas.

Jesús tenía un cuerpo humano. Como tu y yo. Eso significa que comía como nosotros, bebió y durmió como nosotros. Pasó por la pubertad. Como ser humano, él habría experimentado anhelos e impulsos sexuales. Sabemos que era soltero y célibe, pero tendría que, como ser humano, sentir las atracciones sexuales normales. Eso no es pecado, después de todo. Lejos de ahí.

Tener un cuerpo significaba que Jesús se cansó de vez en cuando. Como un pasaje del Evangelio en el que se queda dormido en un barco en el mar de Galilea. Jesús sintió probablemente sus músculos machacados, tuvo dolores de cabeza, se sintió mal del estómago, se vino abajo con la gripe y tal vez incluso se torció un tobillo… o dos. 
Como todos nosotros, Jesús sudó y estornudó y se rascó. Todo propio del ser humano, del cuerpo humano, que experimentó -excepto en el pecado. 

Y eso es sólo su vida antes del Viernes Santo. Pensemos en lo que sucedió en el día de su ejecución. La crucifixión era una de las formas más angustiosas de morir -los romanos lo utilizaron precisamente por eso mismo-. Una persona clavada a una cruz, por lo general a través de las muñecas y luego puesto en un pequeño asiento de madera fijado a medio camino de la viga vertical. A veces, un reposapiés colocado bajo los pies. Eso no era para una mayor comodidad. Más bien, era para prolongar la agonía. 
Las víctimas morían ya sea por la pérdida de sangre o, más probablemente, de asfixia, por el peso del cuerpo comprimiendo su caja torácica y los pulmones. 
Así que él entendió lo que significaba sentir el dolor en su cuerpo. 

¿Qué dice Jesús sobre lo que significa tener un cuerpo humano para los cristianos? Permíteme sugerir dos cosas. 

En primer lugar, algo sobre nuestro mundo, nuestra comunidad, es decir, nuestros hermanos y hermanas. En segundo lugar, algo acerca de nosotros como individuos. Y los dos están conectados. Y ambos pueden arrojar luz sobre la experiencia cristiana de la Cuaresma. 
Primero, una palabra acerca de nuestros hermanos y hermanas. Piensa en la vez que más sediento has estado. Tal vez estabas corriendo en una mañana de verano húmedo, o estabas caminando por una calle en una tarde abrasadora, o estabas en el hospital una noche y la enfermera se olvidó de llevarte un poco de hielo. Recuerdas lo bien que te sentó el primer trago de agua? Creías que no podrías pasar ni un momento más y cuando finalmente el líquido corrió por la garganta, fue tan glorioso, tan satisfactorio… un gran alivio. 
Para muchas personas en el mundo, la sed física es una experiencia diaria. El agua limpia no está al alcance de todo el mundo. Todo lo que la mayoría de nosotros tenemos que hacer es abrir el grifo para saciar nuestra sed, pero puede que te sorprenda saber que casi 800 millones de personas carecen de acceso a agua limpia y fresca. 

Como me dijo Christiana Z. Peppard, profesora de teología en la Universidad de Fordham y autora de "Just Water" en una conversación reciente, son las mujeres y los niños los que a menudo son los más afectados por estas situaciones, ya que la carga de procurar el agua cae sobre ellos -de forma física- a menudo tienen que caminar millas para recoger y llevar de vuelta a casa el pesado líquido. También les afecta en términos de pérdida de oportunidades para la educación y para ganarse la vida. Por último, muchas mujeres son físicamente o sexualmente asaltadas mientras salen a buscar agua o a la búsqueda de un saneamiento adecuado. 
Y hoy, como piensan los estadounidenses sobre la terrible tragedia del agua potable envenenada en Flint (Michigan), todavía valoramos más la preciosidad de ese recurso.
[Despertad, cristianos: La crisis del agua de Flint es un asunto de justicia pública].
 
Jesús tenía sed, como cualquier ser humano en su vida diaria y de manera intensa, en el Viernes Santo. De hecho, es una de las "Siete Palabras", o frases, que emite desde la cruz: "Tengo sed".

Hoy los cristianos creemos que el "Cuerpo de Cristo" no es sólo Jesucristo resucitado y vivo, también, de alguna manera, todos nosotros: nuestros hermanos y hermanas reunidos en la Tierra. Como dijo Jesús a sus discípulos: "Cualquier cosa que hagáis al más pequeño de mis hermanos, me lo hacéis a mi." Somos, de una manera espiritual, el "Cuerpo de Cristo".
El cristiano hoy, puede decir que el cuerpo de Jesús tiene sed. Si has derramado una lágrima por el cuerpo de Jesús sediento en la cruz hace 2.000 años, entonces puedes derramar una lágrima por los miembros de su Cuerpo que están sedientos en este momento. Puedes derramar una lágrima por el niño en el mundo subdesarrollado - o en Flint. Derramar una lágrima por los que sufren hoy corporalmente de cualquier manera, a través de la sed o el hambre, la desnudez, el encarcelamiento o la tortura, asalto o abuso. Puedes derramar una lágrima y hacer algo al respecto.
En otras palabras, deja que el dolor te mueva a la acción. Después de todo, esta es una manera en la que Dios nos mueve a actuar. ¿Cómo Dios actúa en el mundo si no?

Este es también uno de los principales objetivos espirituales de Cuaresma: dejar que nuestra compasión nos mueva a la acción, para ayudar a nuestros hermanos y hermanas. La Cuaresma no va sólo de renunciar al chocolate. 

El segundo punto sobre el cuerpo de Jesús, su humanidad, tiene que ver con nosotros como individuos. Y es este: Jesús entiende lo que sentimos físicamente.
Casi todos los que lean este artículo tienen alguna carga física que es una "cruz" para ellos. Tal vez sea algo pequeño, como un resfriado. Tal vez sea algo más grande, como una enfermedad crónica. Tal vez sea aún más grande que eso, como una enfermedad que amenaza la vida. En esos casos, cuando la cruz es grande, pensamos que Dios puede sentirse muy lejos. Y nos preguntamos, "¿Le importo a Dios?"
Recuerda: Dios tenía un cuerpo. De hecho, Dios tiene un cuerpo, porque Cristo ha resucitado. El Cristo Resucitado lleva dentro de sí las experiencias de su humanidad, y que incluye el sufrimiento.

Esa visión teológica importante a menudo se pasa por alto. Jesús después de la resurrección, para decirlo más crudamente, es la misma persona que el Jesús de Nazaret, que estuvo en la tierra. La resurrección no significa que se ha creado una nueva persona. No, es la misma persona, que lleva la marca de su sufrimiento en su cuerpo resucitado. De hecho, en una de las primeras apariciones del Resucitado a los discípulos les mostró sus heridas. Como dice Jesús al apóstol Tomás después de la resurrección, "Acerca aquí tu dedo y mira mis manos. Y acerca tu mano y métela en mi costado ".

El Cristo resucitado era reconocible e identificable con Jesús de Nazaret. Como Stanley Marrow, SJ (un experto en el Nuevo Testamento) escribió una vez en su comentario sobre el Evangelio de Juan: "para él, haber resucitado como cualquier otro que no sea Jesús de Nazareth, habría invalidado todo el significado de la Resurrección." Sus heridas, las marcas de su sufrimiento, son, como dice el Padre Marrow en una frase memorable, sus "credenciales".
Por lo tanto, el Cristo resucitado se acuerda de su sufrimiento.
Un segundo objetivo de la Cuaresma para los cristianos -unirnos más estrechamente a Jesús- se justifica por esto. 
Cuando oramos, no oramos simplemente a alguien que nos entiende porque es divino y que todo lo sabe. También estamos orando a alguien que nos entiende porque es humano y pasó por lo que estamos pasando. Tenía un cuerpo. Tenía sed. Él lo sabe.

Esto puede ayudarnos a sentirnos más cerca de Dios, debido a que Dios nos entiende. La Cuaresma es un buen momento para recordarlo. La Cuaresma es un tiempo para entrar más profundamente en una relación con Dios.
Dios desea una relación con todos nosotros. Tanto es así que, según creemos los cristianos, Dios bajó a la tierra y sufrió físicamente por nosotros. Esa es una razón por la que Dios viene a nosotros -que nos ayude a estar en relación con él. Dios lo quiere  intensamente.
Dios, se podría decir, tiene sed de ello.


Comentarios

Entradas populares