VIAJE JUBILAR A CARAVACA DE LA CRUZ





La feligresía de la Iglesia de Stº Domingo y el Centro Pastoral Loyola de Murcia, con el prefecto de la Iglesia y el Director del Centro  pastoral, con ilusión y hermandad, partimos el pasado 30 de Septiembre, hacia la ciudad de Caravaca de la Cruz a celebrar el júbilo por tanto bien recibido y adorar el Lignum Crucis.


Fue un día luminoso en el que coincidimos con otros grupos de peregrinos que habían llegado a la ciudad a pie, en coches y en autobuses.
Nos juntamos unas 800 personas, como está siendo habitual todos los días en los años jubilares y en especial los fines de semana. 
En esta ocasión, fuimos 180 peregrinos del Centro Loyola de Murcia que, junto con los otro grupos, tuvimos que soportar un sol de justicia en la explanada, dentro del recinto amurallado.

Es una realidad, aunque no tan masiva, que viene ocurriendo desde el año 1231, motivo por el que se le ha concedido un año Jubilar a perpetuidad, cada siete años.. La afluencia incesante de peregrinos a lo largo de la historia, dio lugar al asentamiento de órdenes religiosas, algunas de las cuales siguen vivas en la ciudad. 

 























La primera en asentarse fue la de S. Juan de Dios en 1532, colegio de los Jesuitas en 1570, Franciscanos en 1571, Carmelitas descalzas (fundación de Stª Teresa), en 1576, los Jerónimos en 1581 y los Carmelitas descalzos (fundados por S. Juan de la Cruz) en 1586, habiendo visitado la ciudad, siete veces.

Del centro de formación del colegio de Caravaca, salieron hacia Sudamérica, 100 jesuitas y en la cúspide de la cúpula, permanece intacto, desde su fundación, el anagrama de la Compañía de Jesús.


La comida resultó abundante, rica y fraternal, culminando la jornada , con la visita sobre el Renacimiento murciano, en la antigua iglesia de la Compañía, regresando a la capital dando gracias de nuevo por tanto bien recibido y rezando con gozo y alegría, “Tomad Señor y recibid….”.





Comentarios

Entradas populares